La inteligencia artificial (IA) tiene muchos detractores y malas críticas.  Lo que nos han vendido acerca de la IA es poco menos que temible, ha habido ciertas películas que han alimentado esa creencia, tenemos el ejemplo de “Yo Robot» una película donde un sofisticado robot es acusado de matar a un científico. De alguna manera, esto nos predispone a tener una creencia donde el fin es malicioso.

Como segundo ingrediente para que el cóctel sea cuanto menos explosivo, es un reguero de informes donde se saca como conclusión que por la robótica y por la IA se van a perder una gran suma de puestos de trabajo en los años venideros y que por supuesto van a ser sustituidos por máquinas.

¿De dónde nos viene esa idea?

Ese concepto negativo viene de una idea preconcebida y errónea de lo que la IA puede hacer y cómo la utilizará el hombre. El fin es cómo “crear y construir nuevas y más sofisticadas formas en las que nos ayudará» así lo expresa Luis Pérez-Breva, director de MIT Innovation Team.

Nos explica, también, que es “una aspiración por alcanzar otro tipo de inteligencia para interactuar con las computadoras de una manera más inteligente
” De hecho, la IA consiste en eso, es una herramienta que tiene como fin el ayudar. Debemos recordar que la IA es un campo donde está aliado con otros campos como lo son la estadística, las matemáticas aplicadas, la lingüística, el procesado de imágenes, la neurociencia, etc …

¿Cómo nos beneficia?

Lo primero que tenemos que tener claro es qué es la IA de verdad. Pérez-Breva lo resume muy bien: “es todo lo que el ser humano no hace o no puede hacer”.

En principio los datos son más valiosos para la estadística y no en sí mismos. Por ejemplo, Instagram procesa grandes cantidades de datos y así se puede extraer información. Tenemos a “Alexa” ordenadores que imitan a humanos, tenemos robots, tenemos ordenadores tal como los conocemos, pero lo importante es ¿cómo podemos unir todo eso para que nos ayude?

Una de las cosas que podemos hacer es unificar toda esa información, pero sin que sea un modelo preconcebido. Pongamos un ejemplo, a través de una empresa se crean software que unen todos esos datos, las tecnologías, los entornos y la interacción del ser humano, un ejemplo es hablarle a Alexa para que te diga la hora o pedirle que te ponga una canción.

Un paso más sería utilizar la IA para construir narrativas de datos y así poder tomar decisiones para atajar problemas reales que podríamos resolver de ninguna otra manera.

Menú
Contacta con nosotros

VoIPer es líder en telefonía IP para empresas. Con nosotros, aumentará las funcionalidades en las comunicaciones de su empresa, reduciendo los costes hasta un 90%.

×
Contact us

VoIPer is the leader in business IP telephony. With us, you will increase the functionalities in your company’s communications, reducing costs up to 90%.

×